Causas y soluciones para las encías retraídas

Las encías retraídas son uno de los problemas más comunes de salud dental, que debe ser tratado adecuadamente no solo por razones estéticas, sino por los graves problemas en los que puede derivar.

Entre las principales causas de la retracción de la encía destacan las enfermedades periodontales, como la periodontitis crónica, o los hábitos perjudiciales como el cepillado agresivo.

Higiene Dental

Hay diversas razones que pueden explicar la razón por la que tenemos encías retraídas.

Enfermedad Periodontal

Es la principal causa de la retracción de encías y la podemos dividir en dos, en función del estado de la enfermedad.

Gingivitis

Consiste en la inflamación de la encía alrededor del diente por la acumulación de restos alimenticios o placa dental.

Debido a una mala higiene bucal, esta placa, que está compuesta de bacterias y depósitos calcáreos, se va acumulando en nuestra cavidad oral hasta formar lo que comúnmente conocemos como sarro.

Una vez que las bacterias se han agrupado crean cálculos dentales, ya solo pueden ser eliminadas por un profesional mediante una limpieza dental o profilaxis. Con el paso del tiempo hacen que la encía se debilite y sea más propensa a sufrir pérdida de hueso y sangrado, que ocasionen la recesión de las encías.

Periodontitis

También conocida como piorrea, la periodontitis empieza como una gingivitis no tratada. La placa bacteriana se va acumulando entre la encía y el diente, formando lo que denominamos bolsa periodontal y penetrando cada vez más hasta la raíz del mismo. Con el paso del tiempo, esta bolsa destruye el hueso y todo el tejido conjuntivo que rodea al diente.

Como consecuencia, la pieza dental se afloja hasta ganar cada vez más movilidad y, en los casos más avanzados, esta aflicción termina provocando la pérdida del diente.

Abrasión de las encías debido a un mal cepillado

Cepillarse los dientes de forma agresiva y con cepillos muy duros puede provocar la destrucción del tejido que forma la encía y, por tanto, una recesión gingival. En estos casos, suele estar indicada la colocación de un injerto de encía para volver a cubrir la raíz o raíces afectadas. Tras el injerto, el aspecto de la encía vuelve a ser normal. Recuerda que unos buenos hábitos en tu día a día repercuten positivamente en tu salud dental y ayudan a prevenir todo tipo de enfermedades bucales.

Encías dañadas a causa de una mala ortodoncia

El movimiento de las piezas dentales en sí mismo no produce retracción gingival. Sin embargo, si los dientes se sacan fuera de la tabla ósea podemos encontrarnos ante un factor predisponente para tener problemas de encías en el futuro. Cualquier traumatismo, acumulación de sarro o exceso de fuerza en el cepillado puede terminar originando la recesión. Estos casos también pueden solucionarse mediante un injerto de encía.

Tabaquismo

El tabaco puede provocar una pérdida de encía, pues no solo bloquea la llegada de sangre sino que afecta al sistema inmunitario. Como resultado, la acción de las bacterias y el avance de la enfermedad periodontal puede darse con mayor facilidad.

Traumatismos en la boca

Debemos tener cuidado con nuestros dientes en todo momento. Un golpe o traumatismo en la boca a causa de un accidente puede conllevar ciertas complicaciones en la boca, no solo en su parte externa sino en la interna. Es otra de las razones que provocan la pérdida de tejido periodontal.

Otros artículos sobre estética dental

Solicite ya su cita Online

Contacte con nosotros a través del formulario online y nuestro personal le contestará a la mayor brevedad para confirmar la cita en Clínica Dental Nuñez Otero, muchas gracias.

CONTACTA
2019-10-22T15:03:21+00:00